PPRN Madrid

Prueba puntuable para el ranking nacional. La diferencia con el resto de torneos es que la puntuación de los PPRN varía según el número de participantes y de comunidades autónomicas que asistan. Con "la puntuación" me refiero a los puntos que se consiguen para el ranking. Por ejemplo, quedar en la primera posición en un torneo de categoría "A" (La menor) da 240 puntos. en un torneo de 6* (lo máximo que aparece en la normativa) el primer puesto son 660 puntos, mientras que la novena posición son 240.

Todos los torneos de la temporada han sido de 5* (540 puntos el primero) excepto éste, que ha sido "A" y el campeonato de España, que supongo que será de 6*. Ésto significa que en este torneo, quedemos como quedemos, vamos a bajar muchísimo la media. De haberlo sabido probablemente no nos habríamos apuntado, pero cuando supimos la categoría del torneo ya era muy tarde. En fin, el objetivo era perder la menor cantidad de puntos posibles para seguir en la segunda posición del ranking en dobles. En individual, pese a que puntúa igual, mi media es tan mala que podía superarla, jaja.

El individual era fácil pasar de grupo (pues pasaban todos y éramos cuatro en mi grupo). Por primera vez, iba de cabeza de serie en individual, lo cual facilita el paso a las eliminatorias.
En mi grupo estaba Adrián Serrano, probablemente el único que podría "quitarme" el primer puesto en el grupo. No recuerdo muy bien a cuánto fue el partido. Recuerdo que el primer set lo ganó él. En el segundo set tuvo punto de partido un par de veces, me parece que fue un 24-22 o algo así. Finalmente gané el set. Os aseguro que el tercer set fue el más interesante y ajustado que jugué en el torneo, también tuvo Adrián un par de puntos de partido, pero finalmente le acabé ganando 24-22.
Los otros dos de mi grupo eran Roberto Barbero (Arroyo Tejada) y Victor Alcaide (Paracuellos). Son sub-13, aunque no había que confiarse. Y así lo hice. Victor me hizo bastantes puntos en el segundo set, pero me mantuve por delante. Ni Roberto ni Victor dieron la sorpresa, así que fui primero de grupo y pasé sin problemas a la ronda eliminatoria... como todos.

El primer partido me tocó contra Roberto Barbero. Sí, al hacer el sorteo era el único que quedaba y nos tocaría jugar juntos de nuevo. Jugó mejor, pero sin alcanzar su nivel habitual (de lo que le he visto jugar alguna vez) y le gané sin mayor problema. El segundo partido me tocaba contra Daniel González (Gredos). Es bastante bueno, estuve a punto de ganarle en Valladolid, pero al final me ganó, y yo ya estaba demasiado cansado como para luchar un partido así (tened en cuenta que entre estos partidos iban metiendo los dobles). Me ganó bastante fácil.
En cuanto al individual de Miguel, estaba de cabeza de serie en un grupo de 4, pero uno de ellos no vino, así que jugó sólo dos partidos de cuadro. Le tocaba contra Saúl Álvarez (Fuenlabrada) y Manuel Vázquez (Arroyo Tejada). No le ví jugar (pues coincidimos en los horarios) así que no os puedo decir nada sobre los partidos, excepto que ganó los dos. En eliminatoria le tocó contra Adrián Serrano (el mismo de antes), al que dejó a 11 y a 15. Ahí se ve la diferencia entre Miguel y yo en el individual :-)
Después le tocó contra Adrián Urdillo (Fuenlabrada) pero tampoco vi el partido. Ganó un poco ajustado, pero en dos sets. A 17 y a 19, creo recordar, pero tampoco lo digo seguro. En semifinales le tocó contra Jorge Tuda (también de Fuenlabrada) y tampoco estuve muy atento al partido, ganó Miguel en dos sets a unos 15 puntos cada set. Es decir, en 3 partidos que jugó en eliminatorias, eliminó a 3 de Fuenlabrada. Mala suerte. Cabe destacar que a Jorge Tuda, que jugó contra Miguel en semis, debía jugar el primer partido contra Adrián Lumbreras (Brunete), que es el nº 1 de Madrid en individual, pero no se presentó.
La final de Miguel fue contra Javier Sánchez (Hoyo de Manzanares), que acababa de ganar a Daniel González (Gredos) en la otra semifinal. Prometía ser un partido interesante, si no hubiesen jugado ya 9 partidos antes (contados). Obviamente, los dos estaban agotados y ninguno pudo dar el 100% Acabó ganando Miguel habiendo perdido el primer set 24-26 y ganando los demás a 16 y a 13. Como se puede apreciar por los resultados, los jugadores fueron bajando la intensidad, lo cual es normal considerando el número de partidos que jugaron.

Vamos con el dobles. Intentaré abreviar un poco. Como no había gente suficiente, había una liguilla entre las seis parejas que jugábamos. Iván Pérez, que jugaba con Sergio Martínez (ambos de Fuenlabrada) no se presentó, así que sólo fuimos cinco.
Adrián Serrano y Jorge Tuda (Fuenlabrada) , los que esperaba que fuesen los más difíciles, no jugaron a tope, y les ganamos a 19 y a 15.
Los hermanos Victor y Adrián Alcaide (Paracuellos) no dieron la sorpresa y les ganamos a 11 y a 6, más o menos (hay que considerar que todavía son sub-13 y cuando crezcan van a ser muy buenos).
Mauro Alonso (Collado Villalba) y Adrián Urdillo (Fuenlabrada) me sorprendieron positivamente, pues me esperaba un partido un poco menos ajustado. Fue a tres sets (el primero a 16 para nosotros, el segundo a 19 para ellos y el tercero a 13 para nosotros).
Sólo me queda un partido por narrar y ya os imagináis por qué lo he dejado para el final. Fue contra Javier Sánchez (Hoyo de Manzanares) y Daniel González (Gredos). Que yo sepa, nunca habían jugado juntos, pero pese a ello, lo hicieron muy bien. El primer set lo ganaron a 17 y el segundo lo ganamos 22-20. El tercer set ni siquiera merece ser llamado así: set. Eso no era bádminton, estábamos fallando mucho. Quizás fuese por la presión, pues aunque el torneo sea el menos importante que hemos jugado a nivel nacional, el seleccionador todavía tenía que decidir cosas (entre ellas si íbamos o no) y este era el último torneo para vernos. En fin, fuese lo que fuese, el tercer set lo perdimos a 10 o así. Justamente perdido, por nuestro juego en ese set. Es decir, quedamos segundos.

Siento todo el rollo que os he soltado, pero fueron muchos (demasiados) partidos, y tengo que contarlos todos, aunque sea brevemente. Como os imagináis no puedo decir como quedaron los demás, porque estaría un buen rato. Prácticamente sólo fuimos los de Madrid, así que la mayoría de las copas son para madrileños.


Bueno, ya sí que me despido. Adiós.

0 comentarios: