Autonómico sub-17 de Madrid

Sí, ya sé que soy sub-15, pero como no tenía nada ese fin de semana me apunté al autonómico sub-17 (si queréis saber qué pasó en el autonómico sub-15 pinchad aquí).
Esto fue el sábado 5 de abril de 2008, este fin de semana. Como sabía que en individual no iba a hacer mucho (pues en sub-17 hay gente muy buena) me apunté al mixtos con Lucía, mi compañera en el sub-15, que pensó igual que yo. Obviamente también hay gente muy buena en el mixtos pero como sólo se pueden apuntar a dos modalidades se iban a apuntar muy pocos, por lo que podríamos quedar en buena posición. Evidentemente, jugar dobles era seguro, prácticamente era el único motivo serio para jugar este torneo, enfrentarnos a algún sub-17 y para intentar aprender algo. Mi compañero, Miguel, se apuntó al dobles (obviamente...) y al individual, algo más difícil. Sigamos un orden cronológico.

Días anteriores al torneo en sí salieron los cuadros. En individual Miguel tenía muy difícil ganar el segundo partido si es que ganaba el primero (cuyo rival no conocía). Su segundo partido sería contra Jesús Lorenzo, que iba de segundo cabeza de serie, o sea, el segundo mejor supuestamente, y sin duda es muy difícil. En el dobles el primero era fácil (por lo que me dijeron, pues yo no conocía a los rivales) pero el segundo, como Miguel en individual, nos tocaba contra los segundos (Rubén García, de nuestro club bádminton Leganés y David Blanco, de Arroyo Tejada Tres Cantos). En el mixtos, cumpliendo con mis previsiones, nos apuntamos pocos, tres. Unos eran bastante fáciles y los otros... Jesús Lorenzo (el de antes, sí) y Beatriz Corrales (que es probablemente la mejor de Madrid en nuestra categoría... y probablemente también en la siguiente), es decir, muy difíciles.

A primera hora se jugaban los individuales, era por eliminación directa, así que quien perdía quedaba eliminado de esa modalidad. Cuando llegué, Miguel ya había jugado el primero y lo había ganado. Contra Jesús Lorenzo no hubo sorpresa y lo perdió, así que quedó noveno (del noveno al decimosexto se consideran novenos todos, porque no se juegan esos partidos para ver quien es el verdadero noveno en los torneos nacionales)

Justo después nos llamaron para el dobles. Tal y como nos habían dicho, Mario González y Carlos González-Madroño, de Chamartín, no eran muy difíciles y les ganamos a dos sets, creo recordar. Ahora el partido difícil. Si os soy sincero, siempre había querido jugar contra ellos (Rubén y David), pues son de los mejores sub-17 a nivel nacional, así como también ellos (por lo menos Rubén) querían enfrentarse a nosotros. Normalmente el partido estaría bastante a su favor, pero acababan de jugar un individual (uno contra el otro, ganó David, por cierto) y Rubén estaba además un poco enfermo así que pintaba un partido interesante. No fue para menos. El primer set lo ganamos por poco [un inciso, sobre el 18-18 o por ahí le levantaron a Miguel, iba a rematar pero un foco le deslumbró y no dió al volante. Antes de que cayera al suelo le intentó dar ya por debajo de la cintura con intención de salvar el volante y seguir el punto, lo consiguió, ellos no pensaban que le iba a dar y... dentro, puntazo increíble, muy poco habitual]. En segundo set nos dimos cuenta de que elegimos mal la pista (normalmente elegimos para el primer set la pista mala, para tener ventaja en el segundo, que es más importante), pues en esta pista se veía bastante peor, aunque no es excusa. No lo jugamos del todo bien y nos ganaron el segundo por bastante, a 12 puntos nos dejaron. El tercero se nos dió especialmente bien (o a ellos especialmente mal) y lo conseguimos ganar. No me lo podía creer. Estábamos en semis, y nuestro rival... Adrián Lumbreras y Javier Sánchez, sí, contra los que nos hemos enfrentado como 5 ó 6 veces en enta temporada y en total sólamente nos han hecho un set... pues perdimos. Tampoco me lo lograba creer. El primero lo ganamos fácil, el segundo lo ganaron bastante ajustado y el tercero, para ellos, fácil. Una sorpresa positiva (contra Rubén y David) y una muy negativa (contra Adrián y Javier). Me hubiese gustado jugar la final (que obviamente Adrián y Javier perdieron) pero la verdad es que un tercer puesto superaba mis expectativas desde antes de ver los cuadros.

Bueno, faltaba el mixtos, aunque tampoco fue interesante, ganamos a los que teníamos que ganar y perdimos contra los que nos tenían que ganar (aunque el partido estuvo bien, que no es lo mismo que ajustado, ojo). Como hecho importante quizás destacaría que por primera vez jugamos como mixtos (esa forma de jugar es la más habitual en la categoría, que consiste en que la chica cubra la parte de alante y el chico la de detrás, por eso de que rematamos más fuerte por lo general) y se nos dió bastante bien.

Bueno, en total, eso hace un tercer puesto en dobles y un segundo puesto en mixtos. Estuvo bastante bien, aunque después de la sorpresa del dobles (la primera) me hubiese gustado estar en la final para compararnos a los mejores sub-17 de Madrid y de los mejores (si no los primeros) de España, pero bueno, no pasa nada, un mal partido lo tiene cualquiera... lamentablemente.

Hasta luego.

0 comentarios: